El tiempo
Descargar App
Arroyo Al Día Deportes

Caputo renunció por imposiciones del FMI

Por qué renunció Caputo el Maradona de cambiemos

Luis Caputo dio el portazo asfixiado por imposiciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el manejo de la política cambiaria. 

Caputo, el "Messi" de Cambiemos en el área financiera, había sido llamado por el presidente Mauricio Macri en junio para frenar la corrida cambiaria, pero nunca tuvo las manos libres para actuar como él pretendía. 

Su renuncia a menos de cuatro meses de haber asumido responde exclusivamente por no poder disponer de las herramientas que necesitaba para doblegar al mercado con fuertes ofertas de dólares. 

Es que el FMI no quiere prestar dólares que luego terminen siendo vendidos por el Central para dominar la cotización. Básicamente, el organismo internacional no permite que sus dólares se usen para financiar la fuga. 

Antes de vender dólares masivamente, el Fondo pide al Gobierno más devaluación. La estrategia que plantea el organismo es salir de la crisis de recursos vía la licuación.

Y Caputo precisaba 20 mil millones de dólares del Fondo para pilotear la situación. Ya la decisión del FMI de darle a Macri solo unos 7.500 millones disparó fuertes tensiones en el corazón del Gobierno.

"Toto" Caputo era muy crítico de que el Central no pudiera intervenir en el mercado cambiario. Y su salida demuestra que el FMI sigue firme en eso, en plena negociación por un acuerdo ampliado respecto del firmado el 20 de junio. 

Ahora asume Guido Sandleris, un soldado de Nicolás Dujovne, el ministro de Hacienda y principal negociador con el FMI. El futuro del precio del dólar está en manos del ministro... y del Fondo Monetario.

http://www.lavoz.com.ar

Arroyo al día

 

 Buscador         

 

ÁREA DE LA MUJER Municipalidad de Arroyo Seco

Publicado por Nizar Esper en Lunes, 27 de agosto de 2018

 

 

 

 

Encuesta

 

 
 
 
 

 

 

Farmacias de Turno

 
Seguinos en Facebook

Arroyo Al Día.com.ar - Todos los derechos reservados - 2018

 

Desarrollado por Rodrigo Guidetti